Antes de comprar o adoptar un cachorro, es muy importante tratar de saber todo sobre la raza del perro para que no nos pille por sorpresa. En el caso del Husky siberiano no es diferente. Datos como el tamaño del perro, los principales cuidados con la salud del animal y cómo es su temperamento son esenciales para saber si la mascota será capaz de adaptarse en su nuevo hogar. Una de las mayores dudas para quienes quieren tener un perro de la raza Husky en casa es sobre su comportamiento.

Husky siberiano: conozca el comportamiento de esta raza de perro

¿Quiere saber cuál es uno de los rasgos que más llama la atención en el Husky siberiano? ¡Personalidad! Al contrario de lo que muchos pueden pensar, el Husky siberiano es una raza muy fácil de convivir. Pueden tener una apariencia algo intimidante, pero son perros pequeños muy juguetones con energía de sobra para correr, saltar y divertirse. Sin embargo, a veces el Husky es un perro que puede ser un poco terco, pero esto no es a propósito. Son animales naturalmente más activos y, por lo tanto, necesitan actividad física todos los días, ya que de lo contrario su comportamiento tiende a ser más desobediente y destructivo.

La formación, sin embargo, es una opción que puede incluso dar buenos resultados, pero esto dependerá mucho de la persistencia del tutor. Normalmente, al Husky siberiano le cuesta aprender órdenes y otras cosas, por lo que puede acabar siendo una raza difícil de entrenar, pero no es una tarea imposible.

Husky siberiano

Los perros Husky son muy sociables

Si estás pensando en traer un Husky Siberiano (cachorro o no) a tu casa, esta es una gran elección. Los perros de esta raza son buenos compañeros y les encanta el afecto y la atención. No son tímidos en absoluto, al contrario, les encanta socializar. Ya sea con extraños, niños o incluso otros animales, el perro Husky siempre está dispuesto a hacer nuevos amigos. Todo esto es gracias al temperamento de la raza, que es súper amistoso y juguetón.

Husky siberiano

Como tiene su pequeño espacio para correr y gastar sus energías, el Husky siempre está de buen humor. Pero conviene recordar que la cuestión del espacio es muy importante, ¿ves? Estos perros son más expansivos y no suelen llevarse muy bien en pisos pequeños precisamente por eso, porque si no acaban muy estresados.

Husky siberiano: ¿tiene un temperamento agitado?

En cuanto al Husky Siberiano, el cachorro puede ser tan agitado como en la fase adulta, pero es totalmente posible sortear este tipo de situaciones. Por mucho que tenga más energía todavía para gastar, el Husky Siberiano cachorro también tiene más facilidad para aprender. De este modo, lo ideal es que el tutor opte siempre por los perros en la etapa inicial de la vida, así se facilita todo el proceso de adaptación y aprendizaje y es más difícil que se desarrollen conductas como la desobediencia y la terquedad.