d5j1jyir.bmp
|

Problemas de salud que puede tener un perro al estar en contacto con el agua de lluvia

La temporada de lluvias debería encender una alerta en la cabeza de todos los padres de mascotas. Además de los riesgos que las inundaciones y las tormentas pueden suponer para la seguridad de la mascota, el contacto directo del animal con el agua de lluvia puede dejarlo vulnerable a contraer varias enfermedades, algunas de ellas muy graves. La humedad, el agua contaminada y los problemas respiratorios deben ser algunas de las preocupaciones del periodo. Hemos separado los 4 problemas de salud más comunes en este momento para que estés alerta: entiende más sobre los síntomas, las causas y cómo la lluvia contribuye a la contaminación o al desarrollo de cada uno.

1. Leptospirosis canina

Ciertamente, esta es la enfermedad más asociada a la lluvia. La transmisión de la leptospirosis canina se produce por el contacto del perro con agua o superficies contaminadas con la orina de roedores infectados. Los ratones domésticos y las ratas son los principales huéspedes de la enfermedad y el agua de lluvia, especialmente en charcos o lugares inundados, aumenta el riesgo de contaminación. Recordemos que la leptospirosis es una zoonosis, es decir, se puede transmitir de los perros a los humanos.

Los principales síntomas que pueden presentar los perros son fiebre, vómitos, pérdida de peso, deshidratación y dolor en la región del abdomen. En fases más avanzadas, el animal puede estar apático y débil, además de hacer pis con sangre y estar con las mucosas en tonos amarillentos. Incluso los perros vacunados pueden tener la enfermedad, ya que la V10 o la V8 protegen al animal sólo de algunos tipos de la bacteria. Por lo tanto, la mejor estrategia es no dejar que el perro tenga contacto con el agua de la lluvia.

tbgaa7uv.bmp

2. Parvovirus canino

El parvovirus canino tiene un riesgo de contagio muy elevado. Para que tu amigo contraiga la enfermedad, basta con que tenga contacto con las heces de animales contaminados por el parvovirus. Los principales síntomas son diarrea oscura, generalmente con sangre, vómitos y deshidratación, además de fiebre y deshidratación en algunos casos. El agua de lluvia puede facilitar esta transmisión, pero no hay que desesperar: la vacuna V10 o V8 previene la enfermedad.

3. Gripe canina

La exposición al frío y la lluvia aumentan las posibilidades de que el perro tenga un cuadro de gripe canina. Si no se trata correctamente, la enfermedad puede evolucionar a una neumonía. Además de estornudos, coriza y tos, el animal puede presentar apatía, fiebre, falta de apetito y dificultad para respirar. Una forma de prevenir los efectos más graves de la enfermedad es mediante la vacuna contra la gripe canina. La inmunización no evita totalmente que el perro tenga contacto con el virus y presente algunos síntomas leves, pero ayuda a detener la evolución de la enfermedad para una condición más grave.

4. Hongos en los perros

l08hl75n.bmp

Los hongos en los perros se desarrollan muy fácilmente y pueden desencadenar micosis en la piel e incluso infecciones más graves en el organismo del animal. Una de las principales causas de los hongos es la humedad: si tu perro no se seca correctamente después de tomar la lluvia (o después del baño y juega en el agua), estos microorganismos encuentran en su piel el ambiente ideal para proliferar. También es importante que el lugar donde el perro duerme y pasa la mayor parte del tiempo esté siempre limpio y seco. Los principales signos son las heridas en el cuerpo, la pérdida de cabello, el enrojecimiento y el picor.

¿Qué hacer para prevenir estos problemas de salud en el perro?

Mantener la salud y el bienestar de los perros también está en los detalles. Además de proporcionar una alimentación de calidad, mantener la cartilla de vacunas actualizada y hacer el control de parásitos, es importante reducir la exposición del animal a situaciones que puedan generar enfermedades. Si llueve mucho y el paseo no puede esperar, invierte en accesorios que puedan protegerlo, como el chubasquero e incluso el zapato para perro, si es el caso. Limpia siempre las patas del animal después del paseo y no lo dejes mojado durante mucho tiempo, sobre todo si es una raza más peluda. Las toallas y los secadores ayudan mucho en esta tarea. En el caso de la leptospirosis y el parvovirus, también puedes reducir los riesgos quitándote los zapatos empapados de lluvia antes de entrar en casa.