Quien tiene un perro en casa, sabe bien lo mucho que jugar, correr y saltar son actividades presentes en el día a día del animal. Por lo tanto, encontrar al perro con una cojera puede ser una señal de que algo no está bien con su mascota. El síntoma puede indicar varias condiciones diferentes, desde una simple lesión hasta condiciones más graves, como la displasia de cadera y la artritis. Por lo tanto, es importante estar atento a cualquier comportamiento diferente en su amigo. Para entender un poco más sobre las causas de este problema y cómo tratarlo, hemos separado los principales problemas de salud que el síntoma puede indicar. Compruébalo.

Perro que cojea: ¿qué puede significar?

En primer lugar, es muy importante identificar qué hay detrás del perro que cojea. Reconocer los problemas de salud que provoca el síntoma puede ahorrarle a tu amigo muchas molestias y dolores en el futuro. La mala noticia es que los motivos de las molestias son muy variados y pueden ir desde pequeños cortes en la pata hasta afecciones más graves. Aún así, es posible indicar algunos de los problemas de salud más comunes que la imagen puede significar para que usted sea consciente y busque la ayuda de un veterinario:

Pequeños cortes y magulladuras en la pata del perro

Uno de los motivos más frecuentes por los que el perro cojea son las pequeñas heridas o cortes causados por objetos punzantes. En ese caso, las heridas pueden aparecer durante un paseo por la calle o incluso en casa. Además, las uñas largas también pueden dañar las almohadillas y causar dolor a tu amigo. Para ello, lo ideal es mantener siempre cortadas las uñas de tu mascota para evitar molestias.

Displasia de cadera en perros

Un perro con una pata trasera coja puede ser un signo de displasia de cadera. Común en perros de tamaño mediano y grande, la enfermedad está causada por un problema en el «encaje» de la articulación del fémur con la pelvis. La mayoría de las veces es hereditaria y sólo se nota cuando está en un grado más avanzado, donde la mascota empieza a sufrir con los dolores. Para el diagnóstico de la enfermedad, lo ideal es consultar a un veterinario y realizar una radiografía.

Artritis en perros

Al igual que ocurre con los humanos, la artritis es una enfermedad degenerativa que llega a los huesos, siendo más común en perros viejos. Resultado de una inflamación de las articulaciones del animal, también puede ser causado por otros factores, como el sobrepeso y la genética.

Luxación de rótula en perros

Luxación de rótula en perros
Luxación de rótula en perros

Frecuente en los animales pequeños, la luxación de rótula en los perros no es más que el desplazamiento de la rótula, que es un hueso que está en la rodilla. Provoca bastante dolor y malestar en el animal y, dependiendo del nivel de desarrollo en el momento del diagnóstico, es tratable sólo con cirugía. Un perro que cojea es el primer signo de la enfermedad y, por lo tanto, es necesario estar atento a cualquier cambio en su mascota.

Perro que cojea: ¿qué debo hacer?

Puede estar seguro de que si su perro cojea, usted y las demás personas que conviven con él lo descubrirán rápidamente. En este caso, el primer paso es buscar cortes o posibles lesiones en las patas del animal. En ausencia de cualquier signo que esté causando el malestar, es posible que tu mascota esté sufriendo otros problemas. En ese caso, lo ideal es buscar la ayuda de un especialista para realizar exámenes complementarios, como radiografías, para saber con certeza qué puede estar pasando con él.

Recuerda: si tu perro se ha hecho daño en la pata y cojea, nunca intentes tratarlo por tu cuenta. Medicar al animal sin la recomendación médica puede incluso causar graves daños a su salud.