No es difícil encontrar un parque para perros en los grandes centros urbanos, lo que sólo demuestra hasta qué punto estos animales se han convertido en imprescindibles en nuestras vidas. Afortunadamente, en los últimos años, estos compañeros han tenido aún más espacio en la sociedad: cada vez es más frecuente encontrar restaurantes, centros comerciales y otros espacios públicos que son «pet friendly«, es decir, que no restringen el acceso de los animales. El parque, que es un lugar diseñado para ellos, es ideal para que su perro socialice, juegue mucho, gaste energía y haga nuevos amigos de cuatro patas.

Pero, ¿cómo elegir el parque para perros ideal? ¿Qué cuidados debe tener? ¿Puede contraer alguna enfermedad al entrar en contacto con animales desconocidos? Son muchas las preguntas que rondan por la cabeza de cualquier tutor que pase por esta situación. Para ayudarle, le explicaremos todo lo que necesita saber sobre estos espacios.

Parque para cachorros: ¿cómo funciona y cómo elegir el espacio ideal?

El parque para perros es una de las cosas más chulas que han surgido para los papás y mamás de mascotas: un espacio para que las mascotas jueguen mucho con otros perros y gasten toda la energía acumulada. Estos lugares son públicos y no hay restricciones de raza o tamaño, siempre que el animal esté sano y reaccione bien a la compañía de otros perros. El parque para perros ideal tiene que ser específico para este fin, con barrotes altos, puertas pequeñas para controlar la entrada y la salida y sin ninguna vía de escape. También debe tener suficiente espacio para que los animales puedan correr y sin obstáculos que puedan herirlos durante los juegos.

Sabemos que no siempre hay un espacio dedicado a las mascotas en su ciudad y la gente puede acabar convirtiendo las zonas abiertas o los parques infantiles en un lugar de encuentro para los animales. Sólo tienes que tener en cuenta si es un lugar seguro que no ofrece riesgos para la salud y la integridad física de tu cachorro.

¿Cómo saber si su perro puede ir a un parque para perros?

qy2dlwrb.bmp

Antes de llevar a su mascota a un parque canino, debería hacerse algunas preguntas, sobre todo en relación con la personalidad y el comportamiento general del animal. Entre ellos si su perro suele pelearse con otros animales, si obedece sus órdenes e incluso regaños y si puede ganar el mundo (es decir, escapar) a la primera oportunidad que tenga. Y es que el parque es un lugar muy propicio para las peleas, las situaciones en las que hay que actuar rápido (por ejemplo, si el perro encuentra algo que no puede comer) e incluso para escapar del lugar.

Si tu cachorro tiene alguno de los problemas de comportamiento mencionados, no significa que no pueda ir al parque, pero tendrás que redoblar tu atención. Un consejo muy válido es contratar unas clases de formación para tratar esto. El profesional puede acompañar las primeras visitas y corregir algunos problemas, además de orientar al tutor sobre cómo actuar en determinadas situaciones.

El parque es una forma estupenda de que tu cachorro socialice y gaste energía

Al llevar a su perro al parque, es posible encontrar todo tipo de personalidades caninas: los tranquilos a los que les gusta observar el movimiento, los agitados que no paran de correr ni un segundo, los que les gusta interactuar con las pelotas y otros juguetes e incluso un grupo de «mejores amigos» que no se dejan llevar. No se puede negar: el parque para perros es la mejor manera de hacer que su amigo socialice con otros animales de su misma especie. Además de tener la oportunidad de jugar mucho, el cachorro aprenderá sobre los límites e incluso cómo llegar a un nuevo amigo de cuatro patas de forma correcta. En el caso de los cachorros, es una buena forma de presentarles a otros perros, pero recuerda que esto sólo puede ocurrir después de que haya recibido todas las vacunas obligatorias.

El parque para perros también es una buena forma de cansar y gastar la energía acumulada del animal, cuando llegue a casa, seguro que se tumbará y dormirá durante buenas horas. Por ello, puedes incluir en la rutina algunos días (o todos) para llevarle al parque e incluso combinar el horario con un grupo de tutores. Así, su perro siempre encontrará a los pequeños amigos.

Parque para perros: ¡algunos cuidados son imprescindibles!

  • No apartes la vista del animal: al igual que los niños, los perros pueden hacer travesuras al menor descuido. Por lo tanto, acompañe cada paso del animal y esté listo para actuar rápidamente si es necesario. Ni siquiera hace falta que te digamos que dejes el móvil guardado en el bolsillo, ¿verdad?
  • Es esencial que su perro esté vacunado: ¡eso es indiscutible! Un perro que no haya recibido las vacunas obligatorias (o que esté con las vacunas atrasadas) puede tanto transmitir como contraer enfermedades graves;
  • Mantenga el control de gusanos y parásitos: sólo lleve a su amigo al parque de perros si tiene con el vermífugo y el remedio de garrapatas y pulgas en día;
  • Collar de identificación: es fundamental que su perro esté siempre con el collar de identificación con su contacto actualizado;
  • ¿Y si la perra está en celo? En este caso, la mejor manera de evitar situaciones de estrés e incluso peleas es no llevarla al parque durante el calor.

Además de todo esto, no olvide llevar siempre agua para que su perro se refresque y evite los paseos en momentos en los que el sol es muy intenso. Ante cualquier signo de que algún virus esté circulando entre los perros del parque, como vómitos y diarreas, no lleve a su mascota al lugar. Lo mismo ocurre si su perro presenta síntomas; en este caso, conviene advertir también a los demás asistentes al parque. ¡Recuerda que el parque canino es un espacio compartido y que todo cuidado es poco!