Criar un perro puede resultar complicado. Obviamente amas a tu perro, pero a veces un perro hace cosas que pueden molestarte: ladrar a los visitantes o a la gente en la calle. Gruñe a otros perros, muerda y destruya sus cosas, o ignórelo cuando lo llame. Como cuidador de perros, también puede ser muy difícil trabajar con un perro que no quiere escucharte. ¿Tu perro solo quiere ser dominante? ¿O hay algo más que está causando este comportamiento?

Los entrenadores de perros han trabajado durante mucho tiempo bajo la «teoría del dominio». Esta teoría se basó en la suposición de que un perro naturalmente quiere ser el líder de la manada y, por lo tanto, siempre está tratando de ganar el dominio en su familia. Una gran cantidad de comportamientos no deseados como la agresión o la falta de escucha se han explicado a partir de esta teoría: supuestamente este comportamiento era simplemente un intento de ser «el jefe». Como dueño de un perro (o cuidador de perros), por lo tanto, tenía que asumir un papel dominante para modificar este comportamiento no deseado de su perro mediante el castigo, por ejemplo. Pero esto La teoría de la dominación es hoy en día obsoleta y falsa. ¡Y afortunadamente, hay otras formas de criar y entrenar a nuestros perros!

Armonía en la manada

En ese momento, esta investigación de dominancia se basó en el comportamiento de los lobos en cautiverio. Los lobos en la naturaleza se comportan mucho más en armonía entre ellos. Sus manadas se parecen un poco a nuestras familias. Nuestro perro doméstico también se comporta mucho más de acuerdo con este «modelo de manada que vive en armonía». Esto significa que su perro solo quiere ser amigo de todos los miembros de su familia. Los perros no buscan dominarte, solo quieren sentir una gran conexión contigo y sus otros amigos (humanos).

A los lobos en estado salvaje (y a los perros) no les gusta pelear y competir entre ellos. Sí, hay una jerarquía en el paquete, pero puede variar según la situación. El líder es el que está más capacitado para guiar al grupo en un momento dado. Pero este rol puede cambiar según sea necesario.

zn6ac2ug

Entonces, ¿por qué mi perro se está portando mal?

Si su perro no está tratando de engañarlo o «dominarlo», ¿por qué sigue comportándose de manera asocial? ¿Por qué ladra un perro, por ejemplo? ¿O por qué algunos perros son agresivos? Puede haber varias razones para esto. Afortunadamente, los perros nos ayudan a entenderlos un poco a través de su lenguaje corporal.

Tu perro te está dando señales sutiles de advertencia. Por ejemplo, si su perro ve que otro perro se acerca desde la distancia, preste atención a su actitud y comportamiento. Ya puede demostrar que tiene miedo: cola hacia abajo, lamiendo sus chuletas y bostezando: estas son señales de que tu perro está incómodo y quiere estar solo. Si el dueño del perro o el cuidador de perros no ve estas señales y permite que los perros se conozcan o incluso los obligue a interactuar, las cosas pueden salir mal: el perro puede gruñir o incluso atacar al otro perro. El comportamiento de tu perro podría interpretarse como dominante y agresivo, cuando en realidad estaba asustado y lo había demostrado.

Lo mismo se aplica a situaciones en su hogar. Ciertas situaciones pueden causar estrés o malestar en tu perro: niños ruidosos, otras mascotas, falta de tiempo en silencio o muy poca actividad y estimulación. También podría ser que su perro sea simplemente tímido o inseguro y esté jugando «duro» para compensar. O podría ser que su perro tenga dolor y no le guste que lo toquen. En caso de duda, consulte siempre al veterinario.

Conozca el lenguaje corporal de su perro para comprender lo que necesita para seguir siendo un perro equilibrado y feliz.

Mi perro quiere ser el chef

¿Un perro necesita un líder fuerte?

Por encima de todo, un perro necesita un dueño comprometido, paciente y claro. Esto significa que, como dueño o tutor de un perro, debe tomarse el tiempo para observar el comportamiento de su perro y comprender por qué actúa de esa manera. Si un perro sigue ladrando y saltando a la gente o no escucha cuando lo llamas, seguramente hay varias razones para esto. Tal vez esté asustado, aburrido, tenga demasiada energía, esté enfermo o haya tenido un trauma. Tu perro necesita una pareja más que un jefe.

Además, el papel del líder de la manada no es tener «poder». No tienes que comer antes que tu perro o cruzar la puerta antes que él para demostrarle que eres el jefe. Un perro no comprende estas señales y se sentirá confundido. Incluso los perros que caminan frente a ti en los paseos no lo hacen para dominarte. Es más bien al revés. El perro dominante generalmente camina detrás de la manada para mantener una visión general del grupo. Si su perro camina unos metros frente a usted, lo hace para «explorar» el área. Bastante lindo, ¿no? Obtenga más información sobre cómo pasear a un perro.

Sin embargo, es importante ser claro y coherente, e indicar lo que quiere de su perro siendo coherente en su enfoque. Los perros no quieren nada más que complacer a su dueño, por lo que estarán felices de hacer un esfuerzo adicional siempre que comprendan lo que quieres de ellos.

¿Cómo debo entrenar a mi perro?

Por supuesto, toda casa necesita reglas, para ser una «manada que vive en armonía». Pero las reglas deben seguir siendo una forma de vivir felices juntos, no de librar una lucha por el poder. Por ejemplo: no quieres que tu perro salte sobre tu cama. No hay problema, recuerda que tu perro solo quiere estar en tu cama porque es un lugar cómodo y porque le encanta estar cerca de ti. ¡La cama huele a ti y eso lo tranquiliza! Por lo tanto, no lo castigues por saltar sobre la cama, sino llévalo a otro lugar cómodo donde se le permita ir y felicítelo. :-))

¿Por qué no funciona el castigo?

Corregir el «mal» comportamiento puede ser eficaz para borrar el comportamiento no deseado, pero este enfoque puede causar problemas a largo plazo. A veces lo ves en la televisión cuando una orden detiene al perro. El perro obedece, pero lo hace bajo presión porque tiene miedo al castigo. Si continúa haciendo esto, el vínculo con su perro se basará en la desconfianza y el miedo. Afortunadamente, existe otra forma de comunicarse con su perro.

Es mejor recompensar el buen comportamiento y redirigir el comportamiento no deseado. ¿Tu perro te muerde el zapato? Dale algo más que pueda masticar. ¿Tu perro ladra a los transeúntes? Distráigalo con un juego de pelota y recompénsalo en consecuencia. ¿Ataca a otros perros? Dirija su atención a una golosina y felicítelo si ignora al perro o lo «saluda» de manera amistosa. Este enfoque tarda un poco más en cambiar el comportamiento no deseado y requiere más paciencia. Pero el juego vale la pena: ¡desarrollarás un vínculo de por vida con tu perro basado en la amistad y la confianza!

Habla con tu cuidador

¿Su perro es paseado regularmente por un tutor o su perro a veces se queda con el tutor? Habla con el cuidador tanto como puedas sobre tu perro para que sepa cómo se comporta tu perro en situaciones sociales. No dudes en explicar qué le asusta, con qué perros se lleva bien y qué le gusta y no le gusta. Explícale al tutor su lenguaje corporal y su carácter. De esta manera, el cuidador de perros puede ayudar a evitar comportamientos problemáticos y mantener la armonía en la «manada».

Publicaciones Similares