1e19fbr3.bmp

Descubra donde a su perro le gusta más que le acaricien

Aunque hay razas extremadamente cariñosas, como el Golden Retriever, y otras a las que no les gusta estar pegadas al dueño todo el tiempo, una cosa es cierta: a los perros les gusta el cariño, lo que cambia es la intensidad. Partiendo de este principio, la pregunta sigue siendo: ¿sabes cuál es la mejor forma de hacer cariño en tu perro y lo importante que es no sólo para él, sino también para ti? Echa un vistazo a continuación y descubre cómo hacer aún más feliz a tu amigo de una forma súper sencilla.

El afecto hacia el perro (y el perro) tiene beneficios para ambos

La convivencia con una mascota (y esto también va para los gatitos) es una de las opciones de terapia alternativa que más éxito tienen en personas que tienen problemas psicológicos como ansiedad y depresión. La compañía y la responsabilidad de cuidar a una mascota dan motivación, energía y pueden ayudar incluso en los días más difíciles. Los perros, que son animales emocionales y a los que les gusta el contacto físico (hasta el punto de que se ponen muy contentos cada vez que llegas), también se sienten felices y satisfechos cuando se les cuida bien. En ambos casos, el afecto tiene un papel importante.

Además de aumentar el vínculo que entre tú y tu mascota, las sesiones de afecto, juego o, incluso, simplemente tener al perro de tu lado durante un determinado periodo de tiempo son prácticas que reducen el estrés, ayudan a regular la presión arterial y son un gran calmante. Y los efectos son válidos para ti y para él. En otras palabras: ¡todos ganan! Siempre que se tenga cuidado de no acariciarlo en momentos en los que el animal pueda interpretar el afecto como una recompensa por algo malo que haya hecho, ¡no hay límites para estimular el amor de cachorro alrededor!

Como al perro le gusta el cariño, averigua cuáles son los mejores lugares para ello

Como ocurre con los humanos, cada perro tiene una personalidad y con el tiempo y la convivencia acabas descubriendo lo que le gusta a tu perro específicamente. Aún así, existen algunos lugares que son ciertos, en los que a casi todos les gusta recibir una caricia. La oreja de perro es un clásico, pero también tendrás éxito si pruebas en el vientre, en el pecho, en las axilas (justo donde empiezan las patas) y en las almohadillas de las patas. Sí, la pata del perro es donde el animal concentra toda la tensión y el esfuerzo de caminar, correr y jugar y, por tanto, de vez en cuando necesitan una atención especial. Un masaje para perros está ahí arriba.

yw2btu0y.bmp

Cómo acercarse a un perro desconocido para acariciarlo

Si eres de los que no consiguen resistirse y te gusta hacer cariño incluso en perros que no son suyos, es bueno tener cuidado a la hora de si acercarse. En primer lugar, habla con el propietario para saber si el animal es dócil, si se lleva bien con los extraños y si puedes intentar un contacto. Después, lo ideal es que te agaches para estar a la misma altura que el animal, pero manteniendo la distancia, dejando que se acerque si quiere.

De esta manera se evita la sensación de intimidación que puede tener el perro cuando se le mira desde arriba. Antes del primer contacto físico, ofrece el dorso de la mano para que el animal la huela: nunca muestres la palma (sobre todo en dirección a su cabeza) para que no se sienta amenazado e intente atacarte. Después de un momento, las caricias pueden tener lugar normalmente. ¡Sólo tendrá que prepararse para la completa investigación que su perro hará con su hocico cuando llegue a casa!