wdevrro9.bmp
|

¿Cuales son los comportamientos humanos que no le gustan a los gatos?

El comportamiento y el lenguaje corporal de los gatos pueden resultar misteriosos e incomprensibles para nosotros. No es tan malo si un gato nos “castiga” solo con una mirada de disgusto, es peor si decide darnos una lección más fuerte. Un gato molesto puede arañarnos o modernos. Si esto te ha sucedido, ¿tal vez es hora de que aprendas más sobre lo que le gusta y no le gusta a tu gato?

El gato no está completamente domesticado

El perro fue domesticado alrededor de 300.000. El proceso de domesticación de un gato comenzó alrededor del año 10.000. hace años y continúa hasta el día de hoy. Esta información da que pensar. El perro es una especie mucho más cercana a los humanos, centrada en la cooperación con su adiestrador, adaptada a vivir en manada.

El gato, por otro lado, es un cazador solitario, por lo que desconoce los conceptos de «cooperación» o «sumisión«, siendo mucho más independiente y poco orientado a complacer a los humanos que un perro. Crea un tipo diferente de vínculo con su dueño, y sus características «salvajes» requieren un tratamiento adecuado.

Un gato no es un perro

El error fundamental de la gente es tratar a los gatos como perros pequeños y mirar a los gatos a través del prisma de los «hábitos caninos«. Esto es especialmente peligroso cuando se interpreta el lenguaje corporal. Menear la cola, mostrar el vientre: significan algo completamente diferente en perros y gatos.

Un gato también tiene necesidades diametralmente opuestas a las de un perro social. Las primeras especies son mucho más independientes de los humanos y necesitan «sentirse en control» en sus relaciones con ellos. En otras palabras, significa que el gato prefiere decidir por sí mismo qué tan cerca quiere estar de una persona determinada.

Lo que no les gusta a los gatos

Imponerse y caricias excesivas

833f3iv8.bmp

A los gatos no les gusta cuando nos imponemos al contacto. Prefieren decidir por sí mismos cuándo acercarse y cuándo alejarse. Derribar la resistencia felina por la fuerza suele ser contraproducente y puede resultar en una desgana persistente en el animal.

A algunos gatos no les gustan las caricias largas e intensas. El gato tiene una piel extremadamente sensible y puede sobreestimularse fácilmente.

Cambio de ambiente y cambio de rituales

A los gatos no les gusta el cambio. Sentirse en control de su propio cuerpo y entorno los hace sentir seguros y contentos. Mover, cambiar muebles e incluso reacomodar muebles inocentemente puede estresar a tu gato.

Del mismo modo, cambiar los rituales o las actividades inmutables es un factor estresante grave para un gato. Se necesita repetibilidad para que un gato sea feliz, cuando no hay patrones en nuestro comportamiento, el gato se siente perdido, lo que a su vez requiere atención constante.

Demasiado ruido

bf9482o6.bmp

A los gatos les gusta la paz y la tranquilidad. Sus oídos escuchan una gama más amplia de sonidos que los humanos, por lo que no es de extrañar que un gato sea mucho más fácil de estimular con el sonido que un humano. Vale la pena recordar que los gatos pueden escuchar el ultrasonido y pueden reaccionar nerviosamente a un humidificador ultrasónico.

Movimientos muy rápidos

Los movimientos rápidos pueden asustar a tu gato. Los gatos son bastante temerosos y cautelosos por naturaleza. El antepasado del gato doméstico no solo fue cazador, sino también víctima de animales más grandes, nuestras mascotas lo recuerdan bien. Los movimientos rápidos e impredecibles pueden hacer que un gato se sienta amenazado y provoque un ataque.