El Boyero de Berna es un perro grande en tamaño y en capacidad de enamorar a cualquiera, la raza toma este nombre como homenaje a sus raíces: el animal es originario de Berna, una ciudad de Suiza. Básicamente, se utilizaba a menudo como perro de pastoreo y para ayudar en los trabajos más pesados en las granjas situadas en los Alpes suizos. Cientos de años después, el Boyero de Berna se ha convertido en un perro de familia muy amistoso y leal, y puede vivir tranquilamente en pisos, aunque mida casi 70 centímetros y pese unos 50 kilos. El perro de Berna tiene varias características que hay que conocer antes de buscar un gigante de la raza al que amar. Aquí hay algunos que hemos separado:

1. Boyero de Berna: un perro obediente y disciplinado

Boyero de Berna

El Boyero de Berna es muy seguro de sí mismo, decidido y curioso, y esto se debe a su origen: los perros de pastoreo son muy disciplinados y, como cabe esperar, esta es una característica notable en la raza. Para empezar, es el típico perro al que le gusta complacer a sus dueños. Por lo tanto, no tendrá dificultades a la hora de educar a un cachorro Boyero de Berna: muy obediente y centrado, se adapta rápidamente a los cambios y pronto entiende lo que puede y no puede hacer en casa pero esto no exime de la correcta socialización en los primeros meses de vida del cachorro Boyero de Berna, ¿ok? La inteligencia del cachorro Boyero de Berna también se manifiesta a la hora de memorizar varios trucos, lo que seguro ayudará a mejorar la comunicación entre vosotros.

2. El Boyero de Berna es ideal para las familias numerosas

Boyero de Berna

La raza de perro de Berna es conocida por ser muy sociable. En otras palabras, le gusta estar cerca de la familia en todo momento y recibirá muy bien a las visitas. El Boyero de Berna es un gran amigo de los niños y suele ser muy cariñoso y tranquilo con ellos. Tampoco tiene problemas para convivir con otros animales, incluso de otras especies. El Boyero de Berna es pura tranquilidad.

3. El Boyero de Berna necesita gastar energía diariamente

Boyero de Berna

A pesar de ser muy tranquilo, el Boyero de Berna exige un buen gasto de energía cada día (no es de extrañar, mira su tamaño). La raza se desenvuelve muy bien en casas con patio trasero, donde puede jugar a sus anchas, pero los paseos también son importantes para fortalecer los músculos y los huesos, algo que le asegurará una vejez más saludable.

4. El Boyero de Berna tiene un pelaje impecable, pero necesita cuidados

Boyero de Berna

No se puede negar: el pelaje del Boyero de Berna es la característica más llamativa de la raza. Todos los berneses tienen un pelaje tricolor, formado por los colores blanco, negro y dorado. Un rasgo característico de todos los animales de la raza es la mancha blanca que comienza en la parte superior de la cabeza y continúa hasta el pecho. El origen suizo explica su pelaje muy denso, desarrollado precisamente para sobrevivir a las bajas temperaturas. En los climas tropicales, el pelaje del Boyero de Berna necesita unos cuidados muy especiales. Esto se debe a que la densidad puede favorecer la aparición de hongos y otros problemas de la piel. El guardián también observará una gran pérdida de pelo, lo que hace indispensable el cepillado diario.

5. La raza Boyero de Berna tiene tendencia a desarrollar cáncer

Boyero de Berna

Al ser un perro de gran tamaño, la esperanza de vida del Boyero de Berna oscila entre los 8 y los 10 años. Sin embargo, la raza es propensa a desarrollar algunos problemas de salud, como displasia de cadera y de codo y problemas oculares. Por desgracia, el Boyero de Berna puede desarrollar cáncer a lo largo de su vida: una investigación afirma que el sarcoma histiocítico, un tipo de cáncer poco frecuente que afecta a las articulaciones, afecta hasta al 25% de la población de la raza. Los científicos identificaron que el Boyero de Berna tiene 225 veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad que otras razas de perros. Por lo tanto, antes de buscar un cachorro de Boyero de Berna, es importante prepararse para los cuidados que el animal exigirá a lo largo de su vida.