El gato es un animal muy curioso y por eso le gusta explorar el entorno dentro y fuera de la casa. El problema es que el mundo exterior conlleva varios riesgos para la salud de los felinos, lo que hace aún más necesaria la instalación de una mosquitera protectora para gatos en su casa. ¿Quiere saber cuáles son las principales razones para mantener a su gato en casa? Compruébelo usted mismo.

1) Los gatos pueden entrar en contacto con pulgas, garrapatas y otros parásitos

Mantener a su gato dentro de casa es una excelente manera de prevenir o, al menos, reducir en gran medida el riesgo de que se infeste de pulgas, garrapatas y otros tipos de parásitos que se encontrarían fácilmente en el mundo exterior, especialmente en parques, plazas y otras zonas arboladas, normalmente frecuentadas por otros animales. Algunos parásitos conllevan incluso riesgos para los guardianes, como la toxoplasmosis, una enfermedad que el gato puede contraer de la carne de huéspedes intermedios (como palomas y ratones) o de las heces de otros gatos ya infectados.

2) Los gatos pueden estar infectados por el VIF o el VEF

Además de los parásitos, otro riesgo para la salud de los gatos que salen al exterior es entrar en contacto con enfermedades como el VIF y el VLF, respectivamente una versión del sida y la leucemia felinas. Ambas enfermedades son causadas por virus, incurables y altamente transmisibles entre gatos, ya sea por la saliva, la sangre o la orina. La mejor forma de prevención es mantener a su mascota alejada de gatos desconocidos, ya que pueden ser o no portadores de la enfermedad.

6tck65i5.bmp

3) Las peleas con otros animales pueden causar lesiones graves e incluso infecciones

Los gatos domésticos tienen personalidades muy variadas, pero en general, tienden a ser muy territoriales. Dentro de la casa, este comportamiento puede generar algunas peleas relativamente amistosas con otra mascota, pero en la calle, interactuando con animales desconocidos, las consecuencias pueden ser mucho más graves.

Los gatos pueden volver a casa con arañazos graves, que pueden infectarse e incluso poner en riesgo la vida de la mascota.

4) Los gatos no acostumbrados al mundo exterior pueden ser atropellados

El concepto de cruzar en el paso de cebra cuando el semáforo está en rojo no es, por desgracia, innato a todas las especies. Por lo tanto, incluso los gatos ágiles pueden encontrarse en una situación inesperada en medio de la calle y, al ser animales pequeños, pueden ser atropellados, sobre todo en carreteras con mucho tráfico o mal iluminadas. Además del peligro en las calles, los gatos pueden hacerse daño en las vallas y barandillas.

5) Los gatos suelen volver a casa, pero pueden perderse en sus aventuras

Los gatos tienen un buen sentido de la orientación y, por lo general, consiguen volver a casa, sobre todo porque son animales que valoran un territorio seguro, con disponibilidad de comida, agua fresca y afecto. Sin embargo, incluso estos expertos navegantes pueden perderse en sus aventuras, o incluso ser «rescatados» por algún alma caritativa.

Por eso, sobre todo si vives en una casa o un piso en la planta baja, es importante que tu mascota lleve un collar para gatos con identificación, con tus datos de contacto, para que puedan localizarte si el felino se escapa de casa.

6) Las personas pueden ofrecer riesgos a su gato

Otras personas pueden ser un factor de riesgo para los gatos que salen de casa para explorar el mundo. Por desgracia, a algunos humanos les disgustan los animales y se sienten con derecho a poner veneno mezclado con la comida en sus casas, lo que puede intoxicar e incluso matar a su felino.

Para asegurarte de que tu gato está protegido de estas malas personas, pon de tu parte y deja a tu mascota en casa, ¡donde sabes que estará protegida y querida!